El jardín es una de las partes más importante de un hogar, si tenemos la suerte de disponer de una casa con un jardín tendremos un lugar con un espacio multiusos que nos ofrecerá muchas posibilidades de disfrutar de tiempo de ocio con amigos y familiares. No importará si es verano o invierno, disponemos de multitud de complementos que nos ayudarán a disfrutar en cualquier época del año. Pérgolas, toldos de distintos tipos, hamacas, sombrillas de diversos tamaños o preciosos conjuntos de jardín nos harán vivir la época estival y disfrutar a pesar del calor, protegiéndonos del sol. Los días de invierno soleado podremos disfrutarlos con la compañía que elijamos realizando, por ejemplo, una fantástica barbacoa.

Como espacio de la casa que es, podemos darle el uso que prefiramos, de nosotros dependerá el mejor aprovechamiento del mismo y para eso será necesario proveernos de distintos complementos y mobiliario de jardin. En el mercado existen multitud de opciones de estética muy variada que podremos seleccionar según nuestros gustos, presupuesto y preferencias.

Todos los productos destinados a estos espacios abiertos deben estar fabricados en un material resistente a todas las posibles inclemencias que pueda tener que soportar, posibles lluvias o la fuerza de los rayos solares. El material que mejor cumple con estas expectativas a un precio más que razonable, es el ratán.

El ratán es un material que proviene de un tipo de palmera trepadora con el tallo muy delgado y espinoso que trepa por los árboles de la selva tropical de países como Indonesia. Esta planta se recoge del tronco de los árboles en los que ha crecido, cuando sus tallos miden entre 10 y 20 metros de altura. Los tallos más delgados son los que se utilizan para realizar estos muebles de jardín.

Este material da al producto muchas más calidad y resistencia, permitiendo una mayor duración con un acabado más suave y agradable. El sol no quemará ni afeará el mobiliario ni la humedad lo estropeará ya que no permitirá la aparición de las desagradables manchas de moho. Además el trenzado a mano da a los productos un acabado mucho más bonito estéticamente, con lo que además el jardín ganará en belleza. Porque un mobiliario de jardín tiene que ser confortable, duradero y cómodo, el ratán consigue estos tres mínimos necesarios y deseables para cualquier consumidor.

El ratán más apropiado actualmente para muebles de jardin es el ratán sintético, los muebles de ratan sintético están hechos de fibras de polietileno de la más alta calidad y ofrecen más resistencia y calidad que el ratán natural, que es más delicado. Sin embargo, ésta también es una opción a tener en cuenta, aunque requerirá más cuidados.

Se utiliza para la fabricación de sillas, sillones, sofás de diversos tipos y formas, asi como mesas que forman parte de conjuntos de jardín a juego con sus sillas. Los hay de distintos colores, gris, negro o blanco y beige, cualquiera de ellos podremos ajustarlo a nuestros gustos y necesidades, combinándolos de la forma más apropiada en nuestro jardin o estancia en la que los ubiquemos.

Los conjuntos de jardín completos son sets que incluyen varias sillas y una mesa, también pueden estar formados por sillones, sofá y mesa. El material más popular, duradero y resistente es el anteriormente mencionado, ratán. No obstante, dichos conjuntos también pueden estar fabricados en otros materiales como acero, generalmente combinado con cristal, o madera.

El producto más completo dentro de las posibilidades de los conjuntos de jardín son los de tipo modular. Éstos dan mucha versatilidad ya que permiten cambiar sus elementos de posición sin variar la estética final del conjunto, pudiendo ubicarlo en multitud de espacios variados en el momento que deseemos. Así el mismo conjunto nos será útil para pasar un divertido tiempo junto a la piscina o para disfrutar de una comida con varios comensales.

El tiempo de relax es imprescindible para disfrutar al máximo de nuestro jardín. Complementos como las hamacas o las tumbonas colgantes harán que podamos disfrutar de nuestros periodos de descanso al aire libre.

Las tumbonas están fabricadas en distintos materiales, ratán (natural o sintético) con estructura de acero, de aluminio y tela o de resina. Dependiendo del espacio disponible y de la necesidad o no del mismo, disponemos en el mercado de modelos ampilables que podremos guardar aprovechando mejor el espacio.

Las hamacas colgantes son perfectas para el descanso en un entorno mucho más integrado en la naturaleza. Desde las más sencillas, sujetadas por dos árboles, hasta las más complejas, con el soporte de madera ya incluido, con capacidad para dos personas y un límite de 120 kilos de peso, con lo que podremos disfrutar ese tiempo acompañados.  

En nuestro jardín podremos utilizar también un elemento decorativo a la par que útil, el banco. Suelen estar fabricados en madera y forja, poseen unos diseños muy atractivos y que darán personalidad a nuestro jardín. Colocados de forma estratégica cumplirán perfectamente con esta doble labor. No obstante también tenemos la posibilidad de elegir modelos más sencillos fabricados en resina (algunos modelos admiten el plegado, ocupando el mínimo espacio), más útiles si necesitamos transportarlos.

Las sombrillas son otro de los elementos imprescindibles en un jardín, sobre todo en la época estival. Desde las sencillas sombrillas de playa hasta sofisticadas sombrillas, amplias y resistentes que podremos colocar en el jardín para protegernos del sol cerca de la piscina o en cualquier lugar del mismo.

Por último no queremos dejar de destacar un elemento muy útil, el baúl, éste nos permitirá disponer de cualquier elemento que necesitemos guardar de una forma rápida. Los baúles nos darán espacio de almacenaje extra y también nos servirá de elemento decorativo, es el caso de los baúles fabricados en ratán, disponibles en varios colores y con una estética visual muy atractiva que podremos utilizar también como asiento colocando un pequeño almohadón elegido de entre los modelos disponibles.

Sin duda, lo más importante no es el dónde, sino el con quién, nuestros invitados y nosotros mismos disfrutaremos más el espacio del que disponemos con estos sencillos elementos absolutamente necesarios. El acierto será elegir los que mejor se ajusten a nuestro jardín y así imprimirle el carácter que sólo nosotros podemos darle, que marcará la diferencia y hará que nuestros invitados se encuentren en él, como en su propio hogar.